Los azulejos sufren mucho deterioro con el paso de los años (las juntas se ensucian, se quedan obsoletos algunos diseños, sufren roturas…). Si no queremos alicatar el baño de nuevo, podemos considerar la opción, mucho más económica, de pintar los azulejos del baño o lucirlos (plaste). Es una tarea muy sencilla que no nos llevará demasiado tiempo.

Aplicaremos dos capas: una primera que servirá como base y otra para conseguir que todo quede de una manera homogénea. Para pintar azulejos lo primero que se requiere es un lijado.