Pintar nuestra casa puede generar una sensación de renovación absoluta, pero hay que tener las ideas claras acerca de los tonos que mejor combinan con el estilo y decoración de nuestra casa. No podemos ayudarte en la elección de algo tan personal cómo elegir los colores para pintar tu casa, pero trataremos de orientarte en la mejor en todo lo que podamos.

Pinturas Quimo te recomienda elegir colores que combinen de forma perfecta con el mobiliario y el estilo decorativo de tu casa. Las medidas de los espacios que vamos a pintar son también clave en el proceso: Un cuarto muy pequeño no debe estar pintando de colores oscuros o se verá aún más reducido. Del mismo modo, una habitación más grande puede pintarse con tonos más oscuros debido a su tamaño. 

A la hora de reformar y pintar nuestro hogar conviene prestar atención a algunos aspectos de psicología del color. Es algo que pudiera parecer de “otro planeta” pero que afecta a nuestro subconsciente. Cuando se trata de la elección de los tonos a elegir para cada estancia de nuestra casa, supone una gran diferencia en la percepción del estado de ánimo.

El color blanco para casas Quimo es otro líder en cuanto colores de pinturas para el hogar. Genera luz y amplitud y es la opción ideal para aquellas personas que centran la decoración de su casa en el mobiliario y en los elementos para adornar las paredes como fotos, cuadros, repisas, estantes, vinilos adhesivos, etc.

Pintar nuestra casa con azul o verde se usa para los dormitorios debido a sus propiedades relajantes y su amplia gama de tonos. Perfectos para cuartos infantiles o de personas mayores.

Pintar nuestra casa de color rosa con Pinturas Quimo además de ser ideal para las niñas pequeñas, resulta genial para calmar los ánimos, por lo que viene muy bien en habitaciones en las que deseamos descansar.

Pintar la casa con colores rojos  pueden venir muy bien en espacios en los que deseamos plasmar algo de energía, como por ejemplo la entrada de la casa. No se recomienda para habitaciones ni para la sala debido a que puede resultar demasiado estimulante. Del mismo modo los negros y grises se adaptan más a espacios comerciales u oficinas que al hogar.